Cestería. Oficio Artesano en La Palma

El trabajo artesano más antiguo es, sin lugar a dudas, el que hoy conocemos como cestería. Desde la prehistoria el uso de materiales vegetales entrelazados o tejidos, aparecen en yacimientos arqueológicos, considerándose su origen anterior a la alfarería. Afollado (especie de laurisilva), castaño, moral, tagasaste (planta forrajera endémica de La Palma), colmo (centeno), trigo, mimbre, caña y pírgano (nervio de la hoja de la palmera) son los materiales empleados en La Palma para la cestería tradicional.

La enorme riqueza de materias primas proporciona un sello peculiar y diferente a la artesanía vegetal palmera. A pesar de utilizar materiales rudos y difíciles de trabajar como son el afollado o la vara, se realizan productos de una extraordinaria perfección. La cestería palmera, extendida por toda la isla, se ha configurado en cada lugar con las fibras propias de la comarca, utilizando la vara (afollado, castaño, tagasaste, moral…), pírgana de palmera, mimbre, caña, colmo y otros materiales en menor proporción.

Su característica fundamental radica en la funcionalidad a la que, en cada momento, se destina el conjunto de la producción, constituida por angarillas, cestos de carga, cestos de manos, espuertas, cesto de tapa, de ropa y de plancha; bascas de pesca, cestas de transporte, tambores de morenas, paneras, papeleras y toda una serie de pequeños modelos utilizados como juguetes o en el hogar y la decoración.